Hache de silencio

Hache de silencio



Mis afectos y deseos no han cambiado, pero una palabra suya me silenciara para siempre.

Jane Austen - “Orgullo y Prejuicio”

Tenemos la mala costumbre de querer a medias, de no mostrar lo que sentimos a los que están cerca, tenemos la mala costumbre de echar en falta lo que amamos solo cuando lo perdemos es cuando añoramos. Tenemos la mala costumbre de perder el tiempo, buscando tantas metas falsas, tantos falsos sueños. Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que de verdad importa..

 Federico Moccia 

Que te busque sabiendo que no ibas a estar. Y a veces te encontraba.


Soy tuyo, asfíxiame, lléname de gemidos, dame vida, quítamela, devórame, ilumíname, disfrútame, víveme en tus besos y siénteme en tus labios. Mátame, condédame, acaríciame, lo que sea, pero contigo.

Versándote el alma, José Vergara


Quiero pronunciar tu nombre bajito, acariciarlo con mi lengua mientras mis brazos se abren para darte la bienvenida. Quiero desmoronar letra por letra tu nombre y cobijar mis ganas con tu apellido. Que dulce me sabe la muerte cuando me arrancas la vida entre latidos arrítmicos y temblor de piernas. Que lejos se oye la palabra pecado, que cerca se mira la gloria en tus pupilas. Quiero recorrer todo tu cuerpo con mis manos, acariciarte con amor, como si de eso dependiera la vida misma. Que dulce me sabe tu nombre cuando no alcanzo ni a gritarlo, cuando a penas besa mis labios como un suave reclamo de mi pecho al entregarte mi aire mezclado con vida y muerte. Quiero deshacer tu nombre entre mis muslos y que lo encuentres en mi corazón latiendo, incluso cuando mi boca no lo este haciendo. Déjame acariciar tu nombre, una, dos, tres noches… Déjame hasta que se haga eterno, hasta que seamos uno, nuestros, infinitos.

Posesión maligna no.9, Mercedes Reyes Arteaga. 





—Eleanor & Park

Rainbow Rowell


Pena… Vale la pena… ¿Vale la pena?… Vale la ¿Pena? ¿Cuál pena? ¿Qué dolor? Vale el esfuerzo, valen las ganas, vale el tiempo. Vale… Valentía, valor. No me callo, lo grito fuerte en estas palabras que todos leen, pero pocos entienden. Vale escribirte, vale vestirte de letras incluso cuando insistes en quedarte desnudo. Valen las horas, la melancolía que me arrebata de entre la gente. Pena no, pena no contigo mi amor. Me tiemblan las manos, me quema la piel, pero nada de eso es pena. Yo no me aquejo, trato de fluir en este manantial de tristezas acumuladas. Pero no hay pena, esto que siento ahora forma parte del gran libro que estoy escribiendo. Vales mis letras, vales porque yo así lo he decidido, porque así lo quiero. Vales el tiempo que condenso entre estrofas y versos. Los puntos, las comas, los espacios en blanco. Tú no eres pena, no vales la pena. Vales el amor, las letras, mis dedos sobre la hoja de papel. Vales mi amor, reunido y entregado en estas líneas, lo vales vida.

Corazón con alas de Petate, Mercedes Reyes Arteaga.
613201
To Tumblr, Love PixelUnion